OPINIÓN

Certeza, no es un pensamiento, es un sentir....

Por Carolina Wilches

Certeza, no es un pensamiento, es un sentir. Por eso a la cabeza no le gusta, pues sin razones aparentes, el sentir desafía los pronósticos,  los diagnósticos, lo razonable  y supuestamente lógico que ocurra. La certeza es cierto porque se siente, no porque se sabe, esa es su maravilla.

En momentos difíciles, complejos, con inseguridades a cuestas, cuán necesaria es la certeza! Ese sentir de fe, esa entrega de confianza, ese dejar que sea sin inmiscuirse, ni llenarse de preocupaciones.  No sabemos cómo,  más queremos sentir y por eso sentimos, todo irá bien...

 

Hay quienes hoy pueden estar pasando por fuertes dificultades, algunos económicas,  otros de trabajo, muchos de salud, otros con los críos, habrá quienes estén pasando un difícil momento con la pareja o con la ausencia de ella, hay quienes estarán viviendo un duelo, alguna pérdida,  extrañando a alguien del otro lado, o extrañándose a si mismos en una crisis de existencia, sea lo que fuere, en los momentos más duros, hemos de buscar sentir certeza...

 

Certeza que vamos a poder, certeza que tendremos las oportunidades, certeza de que no hay dolor en vano si lo vivimos mientras seguimos andando, certeza que no estamos solos, que la vida siempre nos tira una mano, certeza que de renglones torcidos Dios escribe prolijo, certeza que las heridas con el tiempo sanan, certeza que el amor nos volverá a encontrar, certeza que los sentimientos cuando son del corazón,  aguantan toda tormenta, certeza que nos vamos a volver a encontrar... con ese otro, o con nosotros mismos...

 

Porque esa certeza nos da aire, respiro, pido,  y si la sostenemos, vendrán las ganas, las fuerzas, la energía para traspasar esto que hoy nos agobia y nos angustia la vida. Porque la certeza es la cuerda que nos amarra a la vida, la que aún en los peores momentos, sentimos algo o alguien aun está del otro lado, sosteniéndonos, aunque no lo veamos, lo sentimos. La certeza es la fe sin razón, plena de sentido del corazón,  por eso hemos de dejar que la certeza le gane a nuestra cabeza, nos saque de los agobios, nos haga creer sintiendo todo estará bien, de esto que estemos viviendo, vamos a aprender, y vamos a salir, lo vamos a atravesar y vamos a seguir...

 

Sin fe la vida es un tormento, con fe, la vida es certeza, que aunque duela o no me guste, esto que estoy viviendo tiene un sentido, y que de ello saldré fortalecido.

 

No escuches tu cabeza, dale la rienda al corazón, que de certeza así, todo irá mejor.

 

Para quien sienta y le haga falta !

 

Carolina Wilches

OPINIÓN

OPINIÓN