OPINIÓN

¿Qué entendemos por “previa” en nuestros encuentros sexuales?

Por Sabrina Rios Minahk

La PREVIA hace referencia a algo que "es anterior en el tiempo a otra cosa, a la que generalmente condiciona o para la que sirve de preparación".

¿Qué cosa es esta? Sí, claro. La Penetración.

 

La incorporamos como sinónimo de S*xo y no lo es.

Qué pasa sino con aquellas personas que no la eligen/quieren/prefieren, etc. como práctica?

No tienen s*xo? ¡Qué absurdo!

 

El objetivo REAL de los encuentros íntimos debiera ser pasarla bien, sin restricciones en el cómo, cuánto o con qué, mientras las partes estén de acuerdo.

 

Nos educan dentro de una cultura patriarcal y reproductiva donde entendemos el coito como necesario para “inaugurar” nuestra vida s*xual como único medio para “llegar” al disfrute (como si fuera el fin y no el camino), o como única forma autorizada y bien vista de intercambio, quedando así por fuera del “s*xo”,estigmatizadas, ninguneadas o patologizadas el resto de prácticas, exploraciones y hasta personas en sí que no la incluyan o no reduzcan sus encuentros a tener que ser atravesadxs por un p*ne.

 

Tenemos s*xo mucho antes de asumirnos s*xualmente activxs.

Sentimos placer s*xual mucho antes de vivir la penetración (si es que llegamos a experimentarla).

La mal llamada "previa" se vive con mayor soltura y disfrute cuando no tiene como objetivo preparar NADA sino solo relajarse y deleitarse en el contacto de los cuerpos.

 

Derribar el coitocentrismo descomprime y desestresa tanto a quien tendría que “recibir” y con ello llegar al orgasmo... como a quien tendría que “dar” con ese nivel de acierto.

 

Podemos llamarlos "Juegos" o "fundamentales" por lo importantes que son a la hora de un encuentro, a todo lo que nos encienda el deseo y nos suba las ganas. Darle el tiempo y atención que se merece al surgimiento de nuestro placer podría ser “la previa”.

 

¿Y qué riesgo hay?

Que baje la exigencia y nadie se quede insatisfechx.

Que el calor suba y haya más fluidez.

Si pinta penetración... ¡bienvenido sea!

El problema no es ella en sí, sino limitarnos a ella dejando el resto de posibilidades que nos da nuestro cuerpo e imaginación en relación a otro/s.

 

Repitamos:

Coito y S*xo NO SON SINÓNIMO.

 

 

Lic. Sabrina Rios Minahk

Psicóloga (MP1340), Sexóloga Clínica y Doula.

OPINIÓN